Riesgos y factores psicosociales del trabajo: Cómo enfrentar los desafíos del ISTAS 21 (Segunda versión)

Riesgos y factores psicosociales del trabajo: Cómo enfrentar los desafíos del ISTAS 21 (Segunda versión)

El 1 de septiembre del 2015 entró en vigencia el Protocolo de Vigilancia de Riesgos Psicosociales, aplicable a todas las empresas chilenas. Este protocolo tiene por objetivo detectar la existencia y medir la magnitud de los riesgos psicosociales en diferentes organizaciones y sectores productivos. A su vez, busca promover que las organizaciones generen acciones para disminuir la incidencia y prevalencia de problemas asociados con la salud física y mental de los trabajadores/as. Este protocolo, sin lugar a dudas, es un gran avance debido a que promueve que las empresas se hagan cargo del bienestar psicosocial de las personas. Al mismo tiempo, las empresas deben generar capacidades para actuar de manera rápida y eficaz frente a este nuevo desafío, que supone cambios importantes y sobre el cual existen todavía muchas inquietudes e incertidumbres. En este contexto, y con el propósito de apoyar a las organizaciones que están en este proceso, un equipo especializado del área organizacional de la Escuela de Psicología de la UAI, imparte un curso de formación cuyo fin es desarrollar conocimientos sobre salud ocupacional y generar competencias clave para diseñar estrategias de intervención efectivas en este ámbito. Ver...
Mi hijo/hija tiene problemas para controlarse… ¿Por qué? ¿Qué hago?

Mi hijo/hija tiene problemas para controlarse… ¿Por qué? ¿Qué hago?

Los seres humanos, y en especial aquellos cuya personalidad está en estado de máximo desarrollo (niños, niñas, y adolescente), son altamente sensibles a lo que les rodea. Sus conductas son reacciones o respuestas a su contexto más que la expresión de problemas internos, trastornos, o enfermedades. Los niños y niñas pueden presentar problemas de control que interfieren la convivencia tanto con otros niños como con otros adultos; en la casa y en la escuela. La clave es tratar de proveerles de un contexto en el que florezcan! Antes de pensar que tu hijo/hija tiene una enfermedad o trastorno, considera estas preguntas y comentarios breves: ¿Te parece como si tuviera un motor, incluso después de correr y saltar todo el día? Considera si no tuvo demasiada estimulación por un día. Muchas actividades, muchos juguetes para elegir, muchos programas de TV, videojuegos, cumpleaños… pueden ser fuente de diversión, pero también de cansancio acumulado. Dale a tu hijo o hija tiempo de descanso, aunque sea 30 minutos al día, libre de estímulos, y ve qué pasa. ¿Tiene una debilidad por “lo prohibido”? ¿No logra decir “basta”? Para una niña o niño, en especial si tiene menos de 4 años es muy difícil, sino imposible resistirse a la tentación de hacer algo “prohibido”, o satisfacer un deseo. Esto no es un problema de control de impulsos. Si te parece que no es adecuado, o ya comieron suficiente chocolate… prueba sacarlo de su vista! Con algo de suerte, se olvidará más pronto; y todavía más si lo invitas a prestar atención a otra cosa. A veces hacer una cara ridícula o juguetona basta. Los niños también necesitan consistencia, para saber...